Cómo evitar el estrés al conducir

Uno de las situaciones de riesgo más importante que pueden ocurrir en una persona cuando está al volante, son situaciones de estrés. Muy malas amigas son las prisas y el nerviosismo a la hora de salir a la calle o carretera con nuestro vehículo, tanto la Jefatura de Tráfico como autoescuelas insisten en ello.

Al conducir debemos priorizar la atención al volante y debemos de alejar y olvidar problemas o pensamientos negativos, preocupante o inquietantes que puedan hacernos perder esa atención de la que hablamos. Si no nos concentramos del todo en la carretera podemos dejar de percibir señales con claridad, o incluso dejar de percibir el riesgo hacia una situación de peligro.

Cuando escuchamos o vemos estadísticas de accidentes pocas veces se valora el estado de ánimo de los accidentados. Siempre se suelen recoger datos como el consumo de alcohol, velocidad, distracciones… pero casi nunca se ven reflejados aquellos conductores que por situaciones personales, profesionales u otras, se ven envueltos en accidentes por estrés. Es un elemento muy importante de riesgo en la seguridad vial

Cuando nos sentamos al volante debemos de dejar atrás las prisas, preocupaciones y moderar la velocidad. Fijar la atención máxima en las señales de tráfico y sobretodo, ser respetuoso con otros conductores.

Si estudiamos los últimos datos que se han recogido, casi un 20% de los accidentes que se producen, son a causa del estrés. Y si nos fijamos en la actualidad, estos datos no tienen tendencia a bajar, sino al contrario, a aumentar. La situación económica, laboral, social, harán que el estrés aumente y con ello nuestro traspaso a las situaciones de conducción. Así que mucho cuidado, nuestra seguridad es lo primero!

Consejos para una conducción segura y evitar el estrés al conducir

Estas actitudes de malestar y ansiedad son difíciles de amortiguar en nuestra forma de actuar pero existen una serie de acciones que, de llevarse a cabo, pueden mejorar nuestra sensación anímica y rebajar en cierta medida el estrés acumulado:

Utilizar ropa y calzado cómodo y transpirable

Mantener una adecuada temperatura interior de entre 20 y 22º

Antes de emprender un viaje, no realizar comidas copiosas

No excederse con bebidas excitantes, con gas o azucaradas

No consumir alcohol

Respetar las señales de tráfico

Mantener la distancia de seguridad entre vehículos

Respetar los límites de velocidad

Ser respetuoso y solidario con los demás usuarios

 

                                estres